Thursday, March 11, 2010

El Regreso de Xeng Xeng y Kay Kay Vilu

El 27 de febrero fuimos sorprendidos por un extremo movimiento telúrico mientras muchos dormíamos plácidamente, la fuerza de la naturaleza nos dejó impávidos al ver la magnitud de los destrozos ocurridos, los daños a la propiedad y los damos y secuelas psicológicas post terremoto, efecto que seguramente veremos con mayor notoriedad así transcurran los días, aun no habíamos salido de la impresión por el fuerte sismo cuando nuevamente fuimos sorprendidos pero esta vez por la acción desnaturalizada de muchas personas, aquellos saqueadores de tiendas comerciales que robaban plasmas, refrigeradores, televisores y muchos otros electrodomésticos y también otros saqueadores que están aun más en el anonimato, me refiero a aquellos que en nuestros barrios y poblaciones osaron subir los precios de los productos, más de mil pesos una vela, bebidas más caras, el fuerte alza en la harina cruda para hacer el pan, tan escaso por esos días, pero también permitió ver y conocernos como somos como sociedad, como vecinos, familia, tal vez para muchos esta fue la instancia para reencontrase con los suyos, los amigos, la familia.

Hubo también comerciantes de pequeños locales que no dudaron en regalar mercaderías, fui testigo de cómo los niños de la Villa García Hurtado de Mendoza en Cañete (donde vivo) fueron felices comiendo helados que el vecino “Leo” dueño de un pequeño almacén les regalaba; la acción de aquel vecino y la acción de muchos a través del país muestra también que vivimos en un lugar donde aun existe cariño por los demás y es lo más destacable de todo esto.
En mi cultura existe el relato de Xeng Xeng y Kai Kai Vilu, graficadas en dos enormes culebras que luchan, una habitante de las profundidades de los océanos y otra habitante de los cerros más altos, y que a la vez es un lugar de refugio para las familias de zonas costeras, pero lo significante aquí no es la lucha en sí, si no las razones por las cuales esta sucedió, cuando niño escuché este relato y allí mis mayores decían que esto había ocurrido porque la gente de aquel tiempo vivía sin darle un sentido a la vida, actuaban egoístamente, vivían aferrados a lo material, ya no pensaban en el otro, no existía respeto ni a las personas, ni a la naturaleza, ni a los espíritus, las personas se preocupaban solo de ellos, su vida se estaba yendo entre el afán por lo material y el logro personal a cualquier precio olvidándose que todos estamos en esta tierra y en este estado por una razón, con una misión y que eso es lo que le da sentido a nuestras vidas, me decían mis mayores que en esos tiempos la gente ya no hablaba mapudungun (chedungun), no realizaba rogativas, se habían olvidado de lo espiritual y creían en sus propias capacidades, ya no había comunicación, la palabra se estaba extinguiendo como se acaba el fuego sino es alimentado y como se extingue la voz cuando el corazón deja de latir …. Entonces, escuchaba yo, ocurre la lucha entre Xeng Xeng y Kai Kai, ocurre una lucha tan fuerte … que muy pocos se salvaron, pero su objetivo no era la destrucción completa si no la necesaria reconstrucción, no material, más bien espiritual, una reconstrucción humana, la naturaleza nos hace una invitación, nos saca de nuestros afanes personalistas, egoístas y nos invita a detenernos en el tiempo, dejar nuestro trabajo y estar más tiempo con los nuestros, nos invita a ser más amables, solidarios, a comunicarnos más, nos invita a abrazarnos a darnos cariño, a decirle a los hijos, padres, hermanos un te quiero sincero; nos invita a acordarnos que no somos dioses, que no somos todo poderosos, que somos débiles y que todos nosotros estamos compuestos de dos elementos uno físico (material) y otro espiritual (no material).
Desde aquel 27 de febrero, las comunidades mapuche de distintos sectores han realizado rogativas y seguirán realizando, para mí ha sido maravilloso ver a niños, jóvenes, adultos, estar junto a los Longko y machi rogando, hablando mapudungun, viviendo una nueva oportunidad para reconstruir la cultura.Acá se comienza a

2 comments:

Beleth said...

hola me gustaría saber mas sobre el
konweantü

cancalaf said...

bien, escribeme a mi correo cancalaf@gmail.com, espero tu correo

komentario